Objetivos

El Movimiento Hospice Argentina persigue los siguientes objetivos:

  • Vincular a los diferentes Hospices existentes en la Argentina.
  • Promover y apoyar la creación de nuevos Hospices en el país.
  • Generar los servicios necesarios comunes para el MHA tales como asesoramiento, educación, investigación y difusión.
  • Promover en la comunidad la conciencia de la necesidad del cuidado integral de las personas con enfermedades avanzadas y sus familias.
  • Impulsar con otros actores sociales la legislación y las políticas de salud necesarias para este tipo de cuidados.

Salud

La actividad del equipo de salud dentro del Hospice, está basada en la mejor capacitación técnica y humanística y en el compromiso con el paciente bajo un espíritu de caridad fraterna.

Dado que el Hospice se centra en el cuidado y acompañamiento, se puede decir que el control de síntomas importa en la medida que facilita el desarrollo de las otras dimensiones de la persona y no como un objetivo en sí mismo.

El rol del equipo de salud no está en un plano protagónico sino que acompaña la labor de la familia y el voluntario. Dentro del equipo de salud, enfermería cumple un rol de coordinación fundamental. El Hospice brinda asesoramiento al paciente y familia sobre sus derechos a acceder a este tipo de cuidado.

Pastoral

La esencia del grupo pastoral es desarrollar y crecer en la actitud de Buen Samaritano, que se compromete, porque confía en Dios y en sus pares, en acompañar desde el amor la vida del enfermo, la de su familia y del equipo.

Gestión

El Hospice es una institución formada por un acuerdo de voluntades, donde la gestión tiene como objetivo la administración y obtención de recursos económicos y humanos, la planificación, el cumplimiento de las normas legales y fiscales y la difusión, en coordinación con la Comisión Directiva y las demás áreas, velando por la transparencia de las acciones.

Educación

La esencia de la educación dentro del Movimiento parte desde la escuela, que es el enfermo nutriéndose de la ciencia, y del magisterio eclesial.

Como la capacitación es fundamental en los cuidados que requiere el enfermo y su familia, proponemos espacios de capitación específica y permanente con proyección comunitaria.

No sólo nos capacitamos en espíritu y conocimiento específicos, sino que queremos transmitir lo aprendido a las redes sociales que forman la comunidad: familias, barrios, escuelas, iglesias, universidades, hospitales, empresas y el estado.